Recién aprendiste a caminar,
también aprenderás que al caminar, 
te tropiezas, te caes, te golpeas, 
pero igualmente aprenderás
que tienes que levantarte,
y seguir andando ¡Siempre adelante!

Pido a Dios que nunca encuentres 
grandes tropiezos,
que tu caminar sea siempre
por caminos limpios,
llenos de triunfos y alegrías.

Anuncios