Estoy aprendiendo que no debe confiar mis sentimientos sólo a palabras que son como promesas inciertas, sino en hechos reales.
Muy dentro de mi corazón se que valgo mucho y que puedo alcanzar las metas que me proponga y no “a pesar de mi hija”, sino “al lado de mi hija”.
El apoyo de un hombre no es tan necesario cuando una misma sabe darse su lugar, y cuando se acepta con toda la madurez posible, que un hijo debe considerarse una bendición y jamás un estorbo, aunque éste llegue en condiciones adversas.
Quizá algún día, Yo encuentre el verdadero amor, pero mientras vaya caminando por la vida sólo para mi hija, me dare cuenta que Dios me ha dado la oportunidad de sentir el amor que existe entre una madre y un hijo, me doy cuenta que el verdadero amor ya lo tiengo a mi lado, y que son unos ojitos grandes, una piel suavecita, una hermosa sonrisa, unos grititos llenos de salivita cerca de su oído, ¡Un pedacito de mi ser y de mi corazón!.Mi bebita tiene 23 mesesitos y es lo mejor que pudo haberle pasado, me siento orgullosa de mi muñeca. Es obvio que no soy la primera ni la última “madre soltera”, en éste mundo, pero sí:
¡La que tiene todo para ser felíz!.
Y ustedes mis queridas amigas.!! 😀

20130425-093810.jpg